sábado, 26 de diciembre de 2009

Gasta Claus y los Magnates Magos

El año pasado por éstas épocas ya dejé constancia de el 'asco' que me producía el 85% de los acontecimientos navideños, principalmente por ser producto de productores. Que nadie nos venga con milongas ni gilipoyeces: no hay cole, días de fiesta en el curro, si eres joven tienes más días para pillarte una cogorza y, además, te van a regalar cositas. ¿Qué más se puede esperar?

A mí que no me jodan: considero que la Navidad es la caña porque se junta lo peor del año. Permitidme que me explique antes de pensar que soy un amarga-blogs.

Mirad: hace frío, la lluvia cae helada, tenemos que comprar cosas, debemos gastarnos muchísimo en cenas, tienes que felicitar hasta a la gente que te da por el culo casi todo el año... Precisamente creo que eso es de lo poco bueno que nos aportan éstas fechas. Cuando llegue el día 7 de enero y cada mochuelo vuelva a su olivo con la semi depresión post-vacacional, no se va a volver a juntar esa serie de horrores hasta dentro de casi 365 días: puede que cada vez llueva más, pero las temperaturas son mejores. No tendrás que fingir estar en una nube de auto-complicidad y felicidad creada aureólicamente para satisfacernos. Si nos apetece estar mal, lo estaremos; sin tener que hacer el esfuerzo por estar bien porque es Navidad.

Si no nos apetece felicitar a alguien no lo haremos. Vendrán buenas temperaturas y podrás centrarte en darle todo tu amor a la gente que quieres, y no a quienes te imponen el dárselo.

Se que parece todo negativo lo que sale de mi cabeza, pero no es así. Quizá se pueda ver desde otra perspectiva ésta nube de confusión en la que nos encontramos: creo que la navidad es una época de esperanza porque puedes soñar en positivo con lo que viene a partir del día 1. He evitado decir la grotesca chorrada de: 'Año nuevo, vida nueva'. No creo que nadie quiera ser, en el fondo, tan volátil.

En fin, queridos míos, estoy seguro de que alguna vez encontraré unas épocas para poder alabarlas y no criticarlas. Pero la satisfación de ver que alguien me está diciendo de todo por ser parte esa mediocridad consumista que critico mientras me lee, sinceramente, me llena.

Feliz navidad a unos y otros.

No hay comentarios: